CUÁL ES EL “REGALO” PARA NUESTRO CUERPO QUE NOS DEJARON LAS FIESTAS?

Todos, en todas partes del mundo, llegado el mes de Diciembre nos empezamos a preparar, y a disponer a programar la Navidad y el Fin de Año.

Eso nos da mucha alegría e ilusión; comprar regalos, invitar a familiares, amigos, gente querida.

Diseñamos excitados el menú para “las fiestas”, eso es muy bueno y sano para nuestro espíritu. Nos llenamos de amor y generosidad…

Esto mismo lo llevamos a la preparación de nuestro interior?

En definitiva, los festejos se terminan desvirtuando y se transforman, en “esos momentos de PIEDRA LIBRE”, para tomar de más y comer infinidad de alimentos muy poco sanos, sin pensar ni medir las consecuencias.

Las fiestas terminan siendo una MARATHON GASTRONÓMICA, cuyo precio final y con intereses lo termina pagando nuestro propio cuerpo.

El saldo es un exceso de harinas, dulces, sal, grasas, alcohol; que nada tienen que ver con el festejo.  Elevando los valores de glicemia, colesterol, tensión arterial, ácido úrico.

Creo, que sería muy interesante y productivo para cada uno de nosotros, si para las próximas celebraciones empezamos a RE-SIGNIFICAR el encuentro.

Las fiestas son un momento de RE-ENCUENTRO con uno mismo y con las personas queridas; sin que ello justifique un castigo a nuestro organismo.

Después de todo…es el único que tenemos, y nos tiene que acompañar hasta el último día de la mejor manera.

Amémonos más a nosotros mismos y habrá mucho más amor en el mundo.

Que tengas un hermoso 2020!!!